Archivo de la etiqueta: avionazo

SFP: aún sin conclusiones en avionazo de Mouriño

La Secretaría de la Función Pública (SFP) no tendrá resultados definitivos la próxima semana en torno a las investigaciones abiertas por el avionazo en el que falleció el ex secretario de Gobernación, Juan Camilo Mouriño Terrazo, ocurrido el 4 de noviembre de 2008.

El titular de la dependencia, Salvador Vega Casillas, dijo que está a la espera de que lleguen los dictámenes técnicos para poder cerrar los expedientes abiertos.

 

“No tenemos un plazo, pero lo que sí queremos es tener la seguridad de que no omitimos nada y de que consideramos todos los dictámenes que haya disponibles”, explicó Vega Casillas entrevistado en Los Pinos.

 

—¿No se verán resultados para la próxima semana que se cumple un año?

 

—Nosotros estamos sujetos a esos dictámenes, pero una vez que tengamos esos informes nosotros comparamos contra las investigaciones que tenemos y si no se desprende nada más, entonces estaremos en completa aptitud de cerrar, explicó.

 

“Vamos muy avanzados, la verdad es que estamos sobre todo esperando los últimos datos de las investigaciones técnicas que hay, nosotros tenemos un criterio cuando hacemos una indagación: si existe una investigación técnica, en este caso la que se está haciendo por parte de aeronáutica y todo lo demás”.

 

Vega Casillas dijo que “si nosotros cerramos antes de que salga el dictamen técnico después podemos darnos cuenta que omitimos cosas, esa es la razón por la que siguen abiertas, me parece que estos dictámenes no tardarán en darse, y con base en eso podremos cerrar”.

Hallan más restos de avión desaparecido en el Atlántico

La Fuerza Aérea Brasileña encontró hoy nuevos restos que pueden ser del Airbus de Air France que cayó al Océano Atlántico en la noche del domingo con 228 personas a bordo, entre los cuales hay una pieza de unos siete metros que sería parte del fuselaje, informaron fuentes oficiales.

“Es una pieza significativa que, considerándose un avión, puede ser una lateral o una parte de un ala o cualquier parte del fuselaje del aparato” , aseguró el vicedirector de Comunicación Social de la Fuerza Aérea, coronel Jorge Amaral, en una rueda de prensa.

Los nuevos restos fueron ubicados por radar y avistados por pilotos militares a unos 90 kilómetros al sur del lugar en que fueron hallados el martes los primeros pedazos que, según confirmó el Gobierno brasileño, pertenecen a la aeronave siniestrada.

De acuerdo con Amaral, las piezas fueron detectadas a las 03:40 hora local (06:40 GMT) por un avión R-99, que utiliza un radar y un sensor infrarrojo para captar objetos en el mar, y avistadas posteriormente por los pilotos de la misma aeronave.

Entre los restos, expandidos en un área de cinco kilómetros y en cuatro puntos diferentes del océano, también figuran diez objetos metálicos de diferentes tamaños y manchas de aceite y combustible que se extienden por cerca de veinte kilómetros.

Amaral anotó que, tras ese hallazgo, cinco aeronaves despegaron en la mañana de hoy para concentrar la búsqueda en esa región.

Se trata de tres aviones Hércules C-130 brasileños, así como un Falcon 50 de Francia y una aeronave de patrulla marítima P-3C Orion de Estados Unidos, que comenzaron a colaborar en los trabajos.

Según el oficial, la búsqueda la llevan a cabo once aeronaves, en tanto que cinco navíos de la Marina de Guerra de Brasil se dirigen al punto del siniestro. El primero de esos barcos debe llegar a la región en la noche.

Igualmente, colaboran con los trabajos tres navíos mercantes que circulaban por la región y que fueron alertados para que ayuden en la búsqueda de posibles supervivientes.

La Fuerza Aérea Brasileña también informó que, tras la confirmación de que la aeronave cayó en aguas territoriales brasileñas, el centro de coordinación aérea de Dakar (Senegal) comunicó que había puesto fin a sus labores de búsqueda.

El Airbus de Air France que cubría el vuelo AF447 entre Río de Janeiro y París, con 228 personas de 32 nacionalidades, desapareció de los radares en la noche del domingo, después de transmitir un mensaje automático informando de un fallo técnico.

Los restos han sido avistados flotando en una franja de cinco kilómetros de longitud cerca del archipiélago de Sao Pedro y Sao Pablo, unas formaciones rocosas deshabitadas situadas a unos 704 kilómetros del archipiélago de Fernando de Noronha, el punto más oriental de Brasil, y a 1,296 kilómetros de la ciudad de Recife (noreste) .

Brasil encuentra restos de avión en el Atlántico

Aeronaves de búsqueda hallaron asientos de avión y otros escombros en la ruta que siguió un avión de Air France desaparecido desde el lunes con 228 personas a bordo, informó el martes un vocero de la fuerza aérea brasileña, mientras investigadores franceses dijeron que la causa probable del desastre fue una combinación catastrófica de factores.

También se divisaron trozos de un material blanco que podría ser metal y señales de aceite y querosén, que se usa como combustible de aviación.

Los restos aparecieron unos 700 kilómetros al norte de las islas brasileñas Fernando de Noronha.

La última comunicación del Airbus fue a las 02:14 GMT del lunes mientras volaba de Rio de Janeiro a París.

Los investigadores a ambos lados del océano intentaban descubrir las causas, que pudieran ser viento y granizo de una masa de cúmulos, rayos o una combinación de hechos extraordinarios.
El ministro de transportes francés Jean-Louis Borloo dijo que la policía francesa estudiaba las listas de pasajeros.

Aunque no se ha determinado lo que pasó, un funcionario del Pentágono que pidió no ser identificado dijo que no veía ninguna señal de un acto terrorista o criminal.

El avión Airbus A330, de cuatro años de antigüedad, partió de Río la noche del domingo con 216 pasajeros y 12 tripulantes a bordo, dijo la vocera de la compañía Brigitte Barrand.

Llevaba 61 ciudadanos franceses, 58 brasileños, 26 alemanes, nueve chinos y nueve italianos. También había ciudadanos de otros 27 países, entre ellos dos estadounidenses, dos españoles y un argentino.

Entre los pasajeros había 126 hombres, 82 mujeres, 7 niños y un bebé.

El avión viajaba en forma normal a unos 10 mil 670 metros de altura (35 mil pies) y 840 kilómetros (522 millas) por hora hasta que, cuatro horas tras el despegue, desapareció. Al momento en que dejó la zona cubierta por el radar, más allá del archipiélago brasileño de Fernando de Noronha, a las 10:48 hora local, no había reportado incidentes.

Sin embargo, justo al norte del Ecuador, acechaba una batería de nubes de tormenta. Franjas de clima extremadamente turbulento se extendían a través del Atlántico hasta Africa, como suelen hacerlo en esa área en esta época del año.

El avión ”cruzó a través de una zona de truenos con fuerte turbulencia”, dijo Air France. Unos 14 minutos después, a las 11:14 hora local (02:14 GMT) , un mensaje automático reportó fallas en el sistema eléctrico y pérdida de presión en la cabina. Air France dijo que eso fue la última comunicación que recibió desde el vuelo 447.

El vocero en jefe de Air France Francois Brousse dijo que un rayo podría haber dañado al avión. Henry Margusity, meteorólogo principal de AccuWeather.com, subrayó que las tormentas llegaban a 15 mil metros en esa zona, por lo que es posible que el avión se haya adentrado en la parte más severa de la tormenta.

Otros expertos expresaron dudas de que un rayo pudiera ser suficiente para derribar a la nave. Algunos dijeron que la turbulencia es más peligrosa.

Bill Voss, presidente de la Fundación de Seguridad en Vuelo de Alexandria, Virginia, dijo que los aviones están diseñados para que la electricidad se disipe en su fuselaje y son probados para resistir a grandes choques electromagnéticos.

El avión desapareció en una zona del Atlántico que no cubre ningún radar. Operadores de tráfico aéreo de Brasil, Africa, España y Francia intentaron sin suerte ponerse en contacto con el avión.

Dos horas después, dos aviones de la Fuerza Aérea brasileña iniciaron una misión de búsqueda a la que se sumaron luego siete aviones más y tres navíos de la Marina.

Sin embargo, la única pista es el último punto donde el vuelo hizo contacto -a unos 1.200 kilómetros (745 millas) al nordeste de la ciudad costera de Natal)- y el operativo enfrenta un área inmensa de mar abierto, con profundidades de hasta 15,000 pies.

En Brasil, familiares acongojados volaron a Río de Janeiro, donde recibieron asistencia de Air France.

En el aeropuerto Charles de Gaulle al norte de París, los familiares se negaron a hablar con los periodistas y fueron llevados a un centro de crisis.