¿Crisis en la industria porno?: Playboy en venta

Con 56 años de historia, la revista Playboy es un “clásico” dentro de la industria de la pornografía, pero su “tradición” podría estar amenazada, pues su dueño la ha puesto en venta.Hugh Hefner pide 300 millones de dólares por el “imperio” de su publicación y reality show, aunque está dispuesto a escuchar ofertas del mejor postor, informó la página abcnews.com.

Ni siquiera la industria pornográfica se ha salvado de los efectos de la crisis económica y por tal motivo, el dueño de la revista del conejito considera que la publicación requiere de “cambios radicales” para continuar al frente.

Entre los posibles compradores de la revista podrían estar la compañía británica de telefonía celular, internet y televisión, Virgin Media; sin embargo, hasta ahora no se ha capitalizado alguna oferta.

Hefner, un carismático personaje que suele generar comentarios por sus “novias”, compró el pasado marzo un lugar en el cementerio de Westwood Memorial Park de Los Angeles, junto al sitio donde descansa Marilyn Monroe.

Quizás uno de los “cambios radicales” en los productos de Hefner podría ser, por ejemplo, la incursión de Paola Durante en su casa para competir por su amor, según dio a conocer ella misma.

Aumenta oferta de “cuerpos”

Un tema controversial pero real, es la oferta para mujeres jóvenes en actividades relacionadas con su juventud, belleza, y presencia.

“Solicitamos chicas que quieran mejorar sus ingresos…” Se pueden leer anuncios similares en busca de modelos, bailarinas, acompañantes, entre otros.

En Estados Unidos durante los últimos doce meses, por la falta de empleos causados por la crisis económica, las mujeres están optando por trabajos nocturnos}: table dance, escorts, películas y revistas pornográficas.

“Como camarera y entrenadora en una cadena nacional de restaurantes, Rebecca Brown ganaba un par de miles de dólares en una buena semana. Ahora, como bailarina en un club desnudista en Chicago ella gana casi la misma cantidad en una noche”, dice Karen Hawkins .

En México una chica que trabaja en este mismo negocio gana entre mil 500 y 5 mil pesos por noche. Y al igual que en Estados Unidos, el número de jóvenes entre 18 y 24 años de edad que buscan este tipo de opciones está en aumento.

El punto es que no todos los casos se pueden relacionar con la crisis económica, y esto lo digo con conocimiento de causa: hace dos años conocía a Laura, tenía 20 años, estudiaba en una universidad privada, sus padres se la pagaban. “Para darme mis gustos, viajar y vivir bien voy dos veces por semana a trabajar en el tabledance”, esa fue su respuesta a la pregunta de por qué elegir esa opción.

En el blog de Chicaregia describe casos similares en Monterrey.

Ayer, después de leer la nota que les menciono arriba, me preguntaron: ¿Cómo lo ves es bueno, es malo?

Ni bueno ni malo. Cada persona tiene sus valores, sus convicciones, y sabe hasta dónde está dispuesta a llegar en diferentes circunstancias.

Hay mujeres, que sin ser jóvenes y hermosas, no tienen opciones reales, para alimentar a su familia. Hay jóvenes que prefieren mantener un nivel de vida muy alto sin importar el medio y las posibles consecuencias; aún cuando puedan tener otro tipo de empleo.